FORO DE SAN PABLO/ COLOMBIA

PLAN DEL FORO DE SAO PAULO PARA DESTRUIR LAS FUERZAS ARMADAS EN AMERICA LATINA
CAPITULO COLOMBIA
Edición/Ampliación/Juan Carlos Silva /
OSINT 2013 /source unoamerica

El Foro de São Paulo afecta a Colombia
Introducción
Colombia indudablemente es el país latinoamericano más afectado por la realidad que representa el Foro de São Paulo. Realidad que aparece en los horizontes sociales, políticos y económicos de cada nación, sin que se presuma a los ojos ingenuos de un lector desprevenido, de un ciudadano común, que ello pudiese tener proyección al horizonte del conflicto armado, del uso de las armas de guerra, del desangre de los pueblos supuestamente hermanados de sur y centro América. Dada su posición geoestratégica, Colombia está en la mira de los intereses geopolíticos expansionistas del llamado Socialismo del Siglo XXI, que se refleja en un contubernio internacional que pretende revivir el anquilosado sueño tiránico de Fidel Castro hacia todo el continente, originado primero con la expansión del comunismo soviético, prolongado con la guerra fría, estimulado por la dictadura cubana y resarcido por el Noveno Congreso del Partido Comunista Colombiano, que validó la “combinación de las formas de lucha”, a partir de la acción armada, pues al decir de Jacobo Arenas “las guerrillas son el estímulo de la subversión”. Caído el muro de Berlín, se hubiera podido pensar que las guerrillas comunistas colombianas perderían la justificación ideológica política, pero en especial el sustento que recibían del exterior. Para desgracia de Colombia y suerte de los grupos guerrilleros, el narcotráfico las oxigenó en lo financiero y el Foro de São Paulo en lo político, con el argumento castrista refrendado por Lula Da Silva, que el socialismo tiene vigencia. De esa manera las FARC se metieron de lleno al terrorismo, al narcotráfico y al narcoterrorismo. Al mismo tiempo crecieron los contactos del Frente internacional hasta completar una estrategia de diplomacia paralela, que le permitió refinar los componentes estructurales de su Plan Estratégico y conectarse con las redes de lavadores de dinero, los narcotraficantes y los comerciantes del mercado negro de armas. Al grave problema de la tendencia izquierdista de Latinoamérica, con poco claras proyecciones del socialismo del siglo XXI, se sumó que las FARC, parte activa del Foro de São Paulo, no solo son un problema para la seguridad nacional sino para la estabilidad hemisférica, y en ese sentido el Foro de São Paulo es un combustible altamente nocivo en ambos casos. El Foro aparece entonces como un binomio de dos polos cercanos, que encuadran precisamente a Colombia encuadrada, casi equidistante, el Partido de los Trabajadores del Brasil (PT) y el Partido Comunista de Cuba, que pretendían redefinir los objetivos y las actividades de la izquierda después de los grandes fenómenos que habían llevado casi a la extinción del comunismo en el mundo. Por lo menos en Colombia, supimos que el partido comunista colombiano (PPC) no se había resignado a la desaparición de la URSS y percibimos que siguieron como si nada hubiera pasado, como si las cosas del desarrollo de la política internacional mundial fueran ajenas a los sucesos y realidades colombianas. Era natural, en Colombia estaba en plena actividad y creciendo un movimiento guerrillero desde el año 1964 que había trastocado las relaciones con su organismo creador, el partido comunista, y había seguido adelante colocando lo militar por encima de lo político. Fue un efecto indudable del narcotráfico. El ente creado se había desarrollado económicamente más que el entre creador, pero lo que era una realidad incontrovertible: la criatura empezó desde la década del ochenta a patrocinar y sostener el movimiento político creador. No sería fácil por lo mismo que los ideólogos comunistas locales convencieran a los cabecillas de su aparato militar que la dejación de las armas era una necesidad moderna o una gran conclusión del acontecimiento mundial de su enorme espejo y su gran inspiración: la URSS. Otra razón de peso pudo ser que se sentían tan cerca de la meta soñada de alcanzar el poder por la vía de las armas, que dar un paso atrás era perder medio siglo de lucha, entonces sí, infructuosa. Era casi como la repetición o reiteración del slogan más de moda por los tantos movimientos insurgentes colombianos: ni un paso atrás, siempre adelante; cuyo origen lo ubican en el comunero José Antonio Galán a finales del mil setecientos. El Foro de São Paulo se convertiría a partir de su creación no en un foro, más bien en un faro de luz incendiaria, revitalizadora de la lucha que acá se libraba, no de tipo laboral, gremial o de reivindicaciones sociales o económicas; acá se 94 95 tejían redes mas duras de tambores de guerra y el Foro de São Paulo les cayó como guante vivificante de hazañas guerreras, nunca tan bien justificadas como pudiera hacerse a través del nuevo aparato de corte internacional. Si provenía de países como Brasil y Cuba, mejor; si lo patrocinaba Hugo Chávez desde Caracas, todavía mejor. Pero si las coyunturas le daban patente de corso y lo internacionalizaban gobiernos afines y coincidentes, extraordinario. Para los integrantes colombianos del Foro, llámese FARC-EP o ELN-UC, Polo Democrático Alternativo o subsiguientes en lista de hoy o mañana, es trascendental hallar en otros gobiernos vecinos la aceptación ideológica y logística que no tienen en su propio patio, pero si la unión de esfuerzos se consigue y progresa, finalmente conseguirán un gobierno de corte similar en Colombia, con lo cual cerrarían el circulo de fuego de rojo intenso para enfrentarse contra potencias desafectas o ideologías democráticas pacíficas o irenistas. No sobra advertir que de los tres representantes colombianos, dos son movimientos armados activos e ilegales y ello es del conocimiento de todas las naciones americanas, no pueden olvidar que están en la lista de organizaciones terroristas del mundo. El estatuto de las FARC-EP, en su artículo 1º reza, como para que no queden dudas: “Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Ejército del Pueblo, como la expresión más elevada de la lucha revolucionaria por la liberación nacional, son un movimiento político militar que desarrolla su acción ideológica, política, organizativa, propagandística y armada de guerrillas, conforme a la táctica de la combinación de todas las formas de lucha de masas por el poder para el pueblo”. Un simple ejemplo justificaría la participación de movimientos afines, políticos o armados, ideológicos o subversivos, al Foro de São Paulo por parte de organizaciones colombianas: las relaciones inestables de Colombia con sus vecinos Venezuela, Ecuador y Nicaragua, se centran en las posiciones ideológicas de esas tres naciones promulgadas con insistencia por el Foro, el cumplimiento de sus consignas, la propalación de la política bolivariana de origen chavista y otras expresiones de corte económico y diplomático. En las posiciones individuales de los mandatarios, la sincronización de ideas y esfuerzos, la coincidencia en tiempos y espacios, no dejan lugar a dudas sobre la paternidad de un ente gobernante. Si se quisieran mas pruebas bastaría simplemente cuestionar la permanencia en esos países de cabecillas, campamentos, actividades de entrenamiento, aprovisionamiento en armas y equipos, proselitismo y coordinación de acciones contra Colombia en particular o proyecciones a otros países en donde la llama guerrera revolucionario pudiese florecer de sus cenizas aún tibias. Colombia es sin lugar a dudas la nación sudamericana que mas ha sufrido con la creación del Foro de São Paulo; tenemos lo que las otras naciones potencialmente objetivos, no tienen, un ingrediente armado, organizado y experimentado en la lucha armada, que es actuante interna e internacionalmente y en plena coordinación con los líderes del Foro. Una muestra de esta unión de voluntades y entrega a la causa inter- 96 97 nacional la patentiza el mensaje de Julio de 2007, remitido por la narco guerrilla de las FARC al Foro de São Paulo, que en sus partes dice: Comunicado de la Comisión Internacional de las FARC-EP al Foro de São Paulo. Compañeros Mesa Directiva del Grupo de Trabajo del Foro de São Paulo…. (*)…Nos reunimos en un momento muy importante para el avance político y social de nuestro Continente. Los triunfos de Nicaragua y Ecuador nos muestran la decisión tomada por los pueblos, de no permitir a las clases dominantes y minoritarias que sigan gobernado nuestros países, atropellando a los más débiles, entregando nuestras riquezas a las empresas multinacionales y pisoteando nuestra soberanía. La consolidación de las revoluciones cubana, venezolana y boliviana nos aseguran que el futuro de América Latina y el Caribe se encamina por los cambios en beneficio de los pueblos. Nuestra querida Colombia está enferma, los gobiernos de los últimos decenios, han destruido todo lo que una democracia burguesa puede mostrarle al mundo, las instituciones están en crisis, el Ejecutivo es sindicado de paramilitarismo y narcotráfico, el presidente Uribe figura en el puesto número 82 en el listado de Bush padre de 1991, el Vicepresidente Francisco Santos ha sido acusado por los capos del narcotráfico de pedir escuadrones de la muerte para Bogotá. ElMinistro de Defensa, JuanManuel Santos ha sido acusado de contactos con los jefes paramilitares para cometer crímenes y dar un golpe de Estado a su compinche Ernesto Samper Pisano. Gobernadores, Alcaldes e Inspectores están siendo llamados a juicio y ya han condenado a muchos por los delitos que han cometido contra la población…. (*)… Los planes Colombia, Patriota, Victoria y otros ha sido un fracaso de los señores George Bush y Álvaro Uribe Vélez. Varias veces han intentado rescatar por la vía militar a los prisioneros políticos y de guerra y en todas han fracasado, el último intento fue el 18 de junio del 2007, dando como resultado la muerte de 11 diputados que se encontraban en poder de las FARC desde hace 5 años, ¿a quien sirve esta demencial acción? ¡A la guerrilla que llevaba 5 años cuidándoles la vida para un intercambio humanitario! O al gobierno que desde el primer momento ordenó el rescate por la vía mi-litar sin importarle la vida de los prisioneros ….(*)… “El Comando Conjunto de Occidente de las FARC informa que el día 18 del presente mes, 11 diputados de la Asamblea del Valle que retuvimos en abril de 2002, murieron en medio del fuego cruzado cuando un grupo militar sin identificar hasta el momento, atacó el campamento donde se encontraban” …(*)… Pero resulta que Colombia no es Uganda, no es la Embajada del Japón en el Perú… y el plan les fracasó. Ahora tratan de convertir su derrota en victoria. Los medios de comunicación en poder de los grupos económicos, los columnistas a sueldo, los periodistas sensacionalistas, los intelectuales “independientes” todos al unísono condenan a las FARC por la “masacre”….(*)… Llamamos a los colombianos y a la comunidad internacional a luchar por el intercambio humanitario y la salida política al conflicto social, político y armado que vive Colombia desde hace más de 50 años. Pedimos la solidaridad con los 5 patriotas cubanos, los 11 mil palestinos, entre ellos 100 98 99 dirigentes, los puertorriqueños, los paraguayos. Y en especial, Sonia y Simón, todos presos políticos pagando injustas condenas. POR LA NUEVA COLOMBIA LA PATRIA GRANDE Y EL SOCIALISMO. FUERZAS ARMADAS REVOLUCIONARIAS DE COLOMBIA EJÉRCITO DEL PUEBLO. FARC-EP. COMISIÓN INTERNACIONAL. Julio 2007. Entre amigos se cruzan las mentiras, las consignas y la cadena de crímenes que como consecuencias de tales alianzas desangran permanentemente a Colombia. Colombia. Conflicto armado interno. Antecedentes y presiones dominantes 2 Entender el conflicto colombiano en toda su complejidad obliga a trasegar su historia, donde hechos puntuales han marcado hitos, dejando cicatrices aún en proceso de recuperación, y aspiraciones minoritarias de lograr el cometido insurgente fijado, lo mismo que esperanzas de reconciliación en unas mayorías pasivas, hoy más dinámicas, que no han perdido la esperanza de la posible solución del conflicto. El movimiento comunista internacional exportó a su manera la revolución cruenta, buscando simpatizantes para reproducir las revoluciones triunfantes básicamente de 1917 Rusia, 1949 China y 1959 Cuba, siguiendo los patrones del proletariado, la plusvalía, la gran marcha bajo la concepción de la tierra para quien la trabaje, y el poder que nace en la boca de los fusiles. El Partido Comunista Colombiano fue creado en 1930, siguiendo los lineamientos del partido soviético; en abril de 1948, con ocasión del magnicidio de Jorge Eliécer Gaitán, tuvo una importante participación en los hechos y eventos posteriores, conocidos, al inicio de la guerra fría que se ha señalado como una extensión del conflicto Este-Oeste. 3 Aduciendo persecución política sectaria, el partido Comunista Colombiano fundó las autodefensas campesinas en vecindades de la capital de la república, disponiendo a los hombres, mujeres y niños en estructuras propias de la organización de izquierda, que dieron origen a las guerrillas comunistas, que se extendieran en los años venideros por todo el país. De esta estructura armada inicial nacen las fuerzas revolucionarias comunistas, dependiendo del partido a través de la comisión militar, y años después se presenta la escisión de una fracción que constituye el partido comunista marxista leninista y el Ejército Popular de Libración, EPL, de tendencia pro china en cuanto a sus apoyos y estructura político-armada. Meses después otra escisión del partido, crea el Ejército de Liberación Nacional, ELN, facción entrenada en guerra de guerrillas en Cuba y que sigue los lineamientos de esta revolución. Posteriormente elM-19, utilizando como pretexto el supuesto fraude electoral de 1970. Estas organizaciones aplicaron técnicas de penetración e infiltración, politización y adoctrinamiento en sus áreas de influencia, que incluyeron las ciudades, los sindicatos, organizaciones gremiales, la academia, el clero, la juventud, la rama judicial y los entes de control. 100 101 En medio de este panorama, la búsqueda de una salida negociada al conflicto ha sido la preocupación de varios gobiernos, que propició con el tiempo la reinserción a la civilidad de varias facciones armadas. A partir del 2002, la decisión política del gobierno Uribe, sumado a las circunstancias vividas en el cuatrienio anterior, facilitó implementar un política de seguridad democrática, mediante el fortale-cimiento de las fuerzas militares, que permitió la disponibi-lidad de un pie de fuerza elite, para enfrentarlo a los centros de concentración insurgente, áreas de influencia, puntos de apoyo logístico y atacando prioritariamente sus fuentes de financiamiento: el narcotráfico, la extorsión y el secuestro. En el segundo gobierno del Presidente Uribe Vélez las desmovilizaciones de integrantes de los grupos alzados en armas suman más de cincuenta mil miembros entre hombres y mujeres que se han reinsertado, en aplicación de una ley de Justicia y Paz que incluye esquemas para resolver la situación jurídica, la capacitación para la vida civil y apoyos económicos por tiempos prudenciales. La situación de violencia que vive el país, se refleja como el resultado del accionar de unos factores de perturbación que se manifiestan alterando el orden público, debi-litando la estructura nacional, afectando la economía y especialmente atentando contra los nacionales y la tranqui-lidad pública. Estas presiones se materializan en facciones armadas ilegales, grupos de justicia privada mal llamados autodefensas o paramilitares, el narcotráfico en todas sus modalidades, con bandas criminales de apoyo, empeñadas en la siembra, producción de hoja, comercialización y exportación de productos y sustancias sicotrópicas. Organizaciones armadas al margen de la ley A. Fuerzas Armadas Revolucionarias Comunistas, Ejercito del Pueblo, FARC-EP Fueron creadas en 1964, bajo la ideología marxista, leninista, y tuvieron como motivación la revolución Rusa de 1917, orientaron su accionar en procura de desestabilizar las instituciones, debilitar al gobierno en sus distintos niveles, producir golpes de opinión por los medios de comunicación en procura de desestabilizar las instituciones legitimas, para encabezar el descontento popular y generar la insurrección ge-neralizada para acceder al poder político de la nación, a través de medios violentos y la acción política; alcanzada dicha meta, se debía producir el viraje hacia el marxismo leninismo. Su base de apoyo se concentra en la clase baja, en un alto porcentaje analfabeta y de escasa preparación. Concibieron una capacidad armada estratégica, y una propuesta programática en el sentido de vitalizar e impulsar el movimiento en hombres, armas y recursos económicos inicialmente, para debilitar al Estado y potenciar las posibilidades de éxito. Diseñaron un “plan estratégico” señalando la cordillera oriental como eje de la lucha, como centro de despliegue estratégico concebido hasta el año de 1996. Plantea una nueva organización, concibiendo bloques de frente, unión de los frentes en cada zona, el soporte económico requerido y el proyecto de 102 103 la ofensiva para la insurrección generalizada. Han buscado por todos los medios el reconocimiento como fuerza beligerante, gozando con la aquiescencia de los países con gobiernos de izquierda en tanto aplican una defensa estratégica, para preservar la fuerza, mantener aéreas vitales de gravitación, conservar capacidad de realizar acciones tácticas, aprovechando factores de oportunidad y vulnerabilidad de las fuerzas militares. El terrorismo, el secuestro, la extorsión, la financiación con el narcotráfico, la intimidación de la población civil, el cogobierno, la acción política, el manejo de los medios de comunicación a favor de su causa, son las formas más usuales de presionar al gobierno de turno en todos sus instancias, e influir en la opinión pública mediante la intimidación y el amedrentamiento. Un aparato político encargado de manejar actividades licitas del movimiento como oposición radical al estado, utiliza el sistema democrático para acceder a los cuerpos corporativos, alcaldías y gobernaciones, cuyo principal exponente es el Partido Comunista Colombiano (PCC), y otras organizaciones como la Unión Patriótica (UP). Como concepción, la combinación de todas las formas de lucha 4, principio marxista, acogido en su esencia, pero implementado hacia la lucha política, utiliza la igualdad de derechos que otorga el Estado, se emplea dentro de una aspiración de aceptación legal en procura de mantener el aval y por ende una representación política, para ubicarse en oposición al sistema y una vía válida de lucha, orientada a movilizar sectores vulnerables de la población. Para la fecha, el partido aceptó públicamente lo inevitable de la lucha armada y al mismo tiempo, participar en todas las formas de lucha 5. Se aprecia sin mayor esfuerzo que las FARC desviaron el proyecto de su concepción ideológica, reemplazándola por el negocio del narcotráfico y otros métodos ilegales de autofinanciación. También arrastran la pérdida de credibilidad, reflejada en las encuestas populares, la cual trae de suyo la disminución de la capacidad de convocatoria y movilización de masas, perceptible en las últimas huelgas o paros nacionales. Persisten algunas propuestas de nítido sabor político para buscar un acuerdo humanitario, con el intercambio de secuestrados a cambio de los presos de la organización, detenidos o condenados punibles, lo cual se constituye en un as en la manga, en procura de acuerdos políticos. En esta tarea han buscado acercarse, consiguiéndolo, a varios países latinoamericanos como Brasil, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Argentina y Uruguay principalmente. Ha sido notorio el apoyo que han encontrado en algunas de las naciones citadas tales como Venezuela, Ecuador y Nicaragua. Las FARC han aprovechado el Foro de São Paulo en forma por demás abierta, toda vez que sus frentes en los límites con Venezuela y Ecuador gozan de libertad para instalar campamentos en esas naciones, entrenar sin contratiempos, proveerse de la ayuda logística en actividades de aprovisionamiento de armas y equipo y establecer bases de coordinación de corte internacional, no solamente con el país que le provee las facilidades sino también con otras organizaciones afines o de 104 105 corte comunista de otras naciones. Una de las crisis más delicadas se presentó precisamente cuando el gobierno colombiano para detener y repelar la agresión de varias organizaciones establecidas en el interior del Ecuador, muy cerca de la frontera con Colombia, atacó el campamento en donde se encontraba el segundo de la organización guerrillera, Raúl Reyes, quién resultó muerto junto con otros integrantes del grupo. Las pruebas recogidas, particularmente en los computadores portátiles que manejaba el cabecilla Reyes, han mostrado el grado de comprometimiento del gobierno Correa, en las figuras de destacadas personalidades de su gobierno. Este sólo hecho produjo la ruptura de las relaciones de Ecuador con Colombia y el apoyo en el mismo sentido por parte de Venezuela y Nicaragua. El Foro de São Paulo no sólo promueve acciones, también las concerta y las estimula. La muerte de Reyes mereció por parte del presidente Chávez palabras de elogio y en una de las plazas de Caracas se erigió un monumento a Manuel Marulanda Vélez, alias Tirofijo, jefe de las FARC, fallecido recientemente. B. Ejército de Liberación Nacional, Unión Camilista (ELN-UC) Este movimiento armado cultivó sus raíces en el triunfo de la revolución cubana, que despertara gran fervor revolucionario en América Latina, al que no fue esquivo Colombia, a través de movimientos políticos como el Frente Unido, las Juventudes del MRL, el Grupo Golconda del clero, Sacerdotes para América Latina, la academia, varias universidades, la clase obrera y población campesina de varias regiones rurales. Su doctrina se fundamenta en los conceptos de “liberación nacional” y “construcción del socialismo”. La estrategia final, teóricamente contempla el proceso de la guerra popular prolongada; las guerras revolucionarias son generalmente dilatadas, buscando no vencer la resistencia, sino irla debilitando, basados en el esquema de cambiar espacio por tiempo, que se debe emplear en producir eventos políticos que elevan la conciencia revolucionaria, como condición del triunfo revolucionario llamado “La insurrección de las masas”. No obstante su concepción teórica, el movimiento armado ha sufrido descalabros inicialmente con las FARC por la lucha de regiones y negocios de las drogas, y posteriormente con las autodefensas ilegales, con el efecto de la pérdida de influencia en regiones que otrora eran de su dominio. El grupo registra un decrecimiento en número de hombres y armas que repercute en las acciones armadas y otras actividades delictivas que desarrolla, supeditada su posición a decisiones impuestas por las directrices fijadas por las FARC. Internacionalmente ha buscado y encontrado apoyo y simpatías en Venezuela con el Presidente Hugo Chávez, varios de sus cabecillas se encuentran en esa nación sin ser molestados. La debilidad política militar la obliga a mantener alianzas en algunas regiones con las FARC, a cambio del apoyo debido, y su mayor trabajo tiene que ver con el secuestro económico o de carácter político y en los últimos años definitivamente se lanzó al negocio del narcotráfico en varias zonas del país. 106 107 C. Grupos de Justicia Privada o de Autodefensas Ilegales Fueron organizaciones armadas al margen de la ley que tuvieron su origen inicialmente en áreas selváticas del centro del país, ricas regiones dedicadas a la explotación agropecuaria y la extracción de oro, después se extendió al norte a varios departamentos y al sur y oriente hacia los llanos orientales. En su expansión había apelado al expediente del narcotráfico y el secuestro como fuentes de financiación. Durante el gobierno del presidente Uribe, se acogió casi en su totalidad a las ofertas gubernamentales para desactivar el movimiento representado en varias organizaciones dispersas, entrega de sus cabecillas, entrega de las armas y reinserción de sus integrantes a la civi-lidad. Fue necesaria una Ley de Justicia y Paz que produjo la desactivación de alrededor de treinta y cinco mil combatientes y redes de apoyo. Con el evento anterior se había puesto fin a una oleada de terror, masacres, secuestros y desplazamientos masivos de población campesina. En su siniestro recorrido había logrado permear la clase política a nivel regional y nacional, organizaciones sociales y el aparato jurídico del estado. D. Narcotráfico El narcotráfico y sus efectos funestos, invadió importantes sectores de la sociedad colombiana e influyo negativamente en la economía, en la política, en el orden social y agravó la situación del conflicto interno, al apropiarse en regiones enteras de este lucrativo negocio, y contar con divisas frescas para la adquisición de pertrechos armas, explosivos, financiar campañas internacionales para limpiar su imagen terrorista y al margen de la ley nacional, de los derechos humanos y el DIH. Su manifestación se materializa en actividades relacionadas con el terrorismo, asesinatos selectivos, ajuste de cuentas, la extorsión de autoridades, la presión política e influye en la actividad económica y política del país. La acción oficial ha permitido capturar o dar de baja en combate a los principales cabecillas del narcotráfico y ha sido notoria la aplicación de la extradición a los Estados Unidos de varias decenas de jefes de primero y segundo nivel de las organizaciones criminales. Efectos y secuelas de la confrontación armada contra el Estado La confrontación armada, deja secuelas profundas, al forjar un dinamismo que afecta la salud de la patria, con los efectos, fruto de las metas por alcanzar, sentimientos de reta-liación de los afectados, el descenso al “lumpen” de la corrupción, la violencia y el odio entre hermanos, secuelas de las que identificamos: • Masacres causadas por los grupos armados contra sectores sociales que se oponen pacíficamente a sus intereses, tales como etnias indígenas, el clero, pastores cristianos y miembros activos de los partidos tradicionales. • Desplazamiento forzado de campesinos, residentes en zonas de violencia, para protegerse de ella o atendiendo en muchos casos a las exigencias de la organización armada. 108 109 • Creciente reclutamiento de menores al conflicto armado, mediante tentadoras ofertas económicas, explotando el sector más vulnerable. • Considerar en las áreas apartadas objetivo militar a la población civil, siendo el amedrentamiento y la amenaza una de sus armas preferidas. • Sembrado de minas antipersonales que afecta especialmente a la población civil indefensa. • Ineficaz aplicación de la justicia, que repercute en el incremento de los índices de impunidad. • Desprestigio internacional, causado por las campañas que encuentran eco en reconocidas ONGs, donde se esfuerzan en presentar al gobierno como ilegitimo y corrupto, y a la Fuerza Pública como un instrumento para mantener el statu quo; se agrega el terrorismo indiscriminado que periódicamente ejercen los grupos armados ilegales y que eventualmente afecta a los extranjeros residentes. • Surgimiento de los grupos de autodefensa ilegales, como efecto de la violencia insurgente y en busca de proteger intereses privados que degeneró en la llamada Justicia Privada. • Coordinación e implementación de métodos de guerra jurídica contra el Estado, infiltración de los medios para generar opinión pública afecta a sus intereses y en contra de la fuerza pública •Politización de los derechos humanos; utilizada como arma de enfrentamiento contra el Estado y su fuerza pública, con estrategias que les permite convertirse de acusados en acusadores, en claros procesos de connivencia y ruptura. Apreciaciones parciales Las comunidades nacionales y residentes sufren la alteración del orden público particularmente en zonas urbanas y rurales, en donde se desarrolla un claro enfrentamiento al Estado, se lucha por el monopolio del uso de la fuerza y se socava la libertad y el orden en todas las formas posibles. El accionar terrorista se dirige indiscriminadamente contra la población, generando el natural rechazo y la consecuencial pérdida del apoyo de la opinión pública, no obstante ser blanco de la desinformación y los efectos de presión del accionar delictivo. En el núcleo de concentración insurgente se entrelazan concepciones de nivel estratégico y particularmente táctico, que tienen que ver con la guerra política, la acción sicológica y el apoyo internacional, que convierten el fenómeno en un círculo vicioso al ser alimentado por los negocios ilícitos de las drogas, y la influencia de dirigentes ocultos. Los planes y documentos rectores que señalaban el año de la insurrección generalizada, no se cumplieron en los tiempos y en los lugares previstos para las ofensivas planteadas, y es de prever que este movimiento persista en el propósito de acumular fuerzas, recursos y capacidad económica, en busca del momento y el tiempo adecuado, o si las circunstancias se agravan, en un eventual proceso de paz, fruto de su incapacidad para alcanzar el objetivo final. Así la situación nacional se podría analizar con una visión presente y futurista: en desarrollo de la política de seguridad democrática, opuesta a la pertinaz inclinación armada de 110 111 alterar el orden y generar un clima malsano de equivocada convivencia, podríamos llegar a las siguientes observaciones: Los múltiples esquemas implementados en torno de la disminución de las drogas; desde el cultivo, producción de la materia prima, comercialización, y envío al exterior, y el manejo del tráfico de precursores, insumos, armas, y divisas, progresivamente colocarán en situación crítica a los grupos en armas, no obstante el acumulado logrado, dado el efecto y resultados logrados, como también del parcial desplazamiento del negocio ilícito a los países vecinos. Surgen nuevos elementos que pueden ser de efectos importantes como la reinserción individual o por grupo de insurgentes, que de suyo tienen el agregado de suministrar información de la organización, que constituye una vulnerabilidad para el grupo como la identificación de los apoyos que en la clandestinidad obtienen ganancias económicas. El proceso que adelanta el gobierno con las autodefensas ilegales, de resultar exitoso, dará algunas facilidades de disponibilidad de tropa experimentada que bien puede ser empleada en sectores de mayor interés y en su defecto utilizar tropa regular para el mantenimiento de las zonas abandonadas y de la población campesina que las habitan. En las actuales circunstancias confluyen la decisión política, el convencimiento del pueblo colombiano a favor de la causa, la fortaleza militar en crecimiento y el apoyo de importantes sectores de la comunidad internacional. Es claro precisar que por la vía de las armas la insurgencia no llegará al poder político de la nación, pero sí pude causar serias perturbaciones para el desarrollo de la nación y potencialmente debilitar al Estado. No podemos desconocer el cambio que se está dando en las gentes de bien, que han tomando partido, dentro de las posibilidades que les ofrece la ley y la democracia, para sentar las bases de una cultura de respeto, tolerancia y de convivencia. Como nunca antes, en los últimos lustros vivimos un momento coyuntural que nos puede facilitar el debilitar considerablemente las estructuras del terrorismo en todas sus manifestaciones, que las coloque, como ya se afirma, en el umbral del principio del fin, creando así las condiciones para un acuerdo político, o la prolongación de la confrontación hasta colocar la amenaza en condiciones ínfimas de perturbación, de control manejable. Paralelo entre el Foro de São Paulo y el Plan Estratégico de las FARC 6 Existen importantes coincidencias procedimentales y estratégicas entre las proyecciones globales del Foro de São Paulo y los objetivos finales del Plan Estratégico de las FARC. Por supuesto, ambos confluyen en el resurgimiento del marxismoleninismo y la implantación del llamado socialismo del siglo XXI en el hemisferio. El utópico sueño de “Jacobo Arenas” y sempiterna añoranza de la dictadura cubana, comenzó a tomar forma en el hemisferio cuando ya generalizado los movimientos subversivos 112 113 de Colombia atendieron la invitación de Fidel Castro e Ignacio Lula da Silva en 1990, la representación estuvo a cargo del autodenominado Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC); Hugo Chávez se inscribiría en 1995. Lula Da Silva crea el Foro de São Paulo, para desprestigiar el Foro de Davos, desconocer la continentalidad de la OEA, dejar sin valor el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), retirar la influencia geopolítica, geoestratégica y económica de los Estados Unidos, a la par con la mitificación de Fidel Castro y la dictadura cubana. No es nada extraño entonces que en abril de 2009, Lula, sin ocultar su simpatía por las FARC, les pregunte ¿porqué no podrían llegar al poder por la vía electoral? Chávez, Ortega, Correa y Lula olvidan que las FARC son terroristas, secuestradores, genocidas, narcotraficantes y extorsionistas, las ponderan como una fuerza política rebelde. El engranaje del maquiavélico plan comunista contra Latinoamérica, parte de la arcaica idea que a pesar de su estruendoso fracaso en otras latitudes, para las FARC y sus compinches, el vetusto comunismo tiene vigencia y es la solución a los males que aquejan a Latinoamérica. Por desgracia, a las erosionadas democracias regionales, se suma la ineficiencia crónica de las castas políticas que han mal gobernado los países, situaciones que han favorecido que la verborrea populista, haya llevado a demagogos comunistas a los palacios presidenciales de Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Paraguay, El Salvador, y Argentina, así como a sus correligionarios izquierdistas en Chile, Uruguay, Antigua y República Dominicana. En medio de ese entorno, el sagaz y ladino mandatario venezolano Chávez encontró terreno abonado para liderar el proyecto de integración pro cubana disfrazado con los pintorescos nombres del ALBA, el Congreso Bolivariano de los Pueblos y luego la Coordinadora Continental Bolivariana, que es algo así como la congregación de embajadas itinerantes de las FARC en todo el continente, bajo la dirección del terrorista dominicano Narciso Isa Conde. Todo este embrollo tiene mejor comprensión en el análisis de los documentos descifrados de los archivos electrónicos de los computadores, memorias USB y discos duros, hallados en la guarida de “Raúl Reyes” en Angostura, Ecuador. Del acervo encontrado en los ordenadores del terrorista se infieren las orientaciones geopolíticas del Foro de São Paulo, la incidencia paralela de Fidel Castro en el entorno internacional pro subversivo y de ‘Tirofijo’ en el andamiaje de las FARC. Pero al mismo tiempo, quedó al descubierto todo el enramado del complot contra Colombia, algo que los afectados no han entendido o no han querido comprender en su verdadera dimensión. Un examen de inteligencia estratégica para determinar la capacidad de más probable adopción de los enemigos de la democracia en Colombia, apunta a demostrar que las FARC ni han renunciado a su Plan Estratégico ni a su objetivo final de la toma del poder para instaurar una dictadura totalitaria. En el orden internacional, el mismo examen indica que 114 115 los complotados contra Colombia tampoco han renunciado al propósito de unificar gobiernos marxistas en la región. Por esta razón, unos y otros insisten en meter el caballo de Troya con el argumento-falacia, de hacer un acuerdo humanitario que conduzca a la paz en el país. Y en este punto específico radica el veneno del asunto. El acuerdo humanitario pretende resucitar el cadáver político de las FARC y el consecuente reconocimiento del estatus de beligerancia con la posibilidad de abrir embajadas en Quito, Caracas, La Paz, Managua y hasta en París. La amañada actitud de Correa para reanudar las relaciones con condiciones imposibles de satisfacer tales como entregarle los computadores y negar que su contenido sea cierto, es parte de la misma estrategia. Para los integrantes del Foro de São Paulo, especialmente para las FARC, la única paz posible y valedera en Colombia, ocurrirá cuando ese movimiento armado ilegal gobierne el país y se integren al proyecto geopolítico de la izquierda encabezada por los mandatarios vecinos de Suramérica, y en el Caribe, Castro y Ortega. Lo demás es pecar en la ingenuidad y desconocer que el Plan Estratégico de las FARC, marcha a la par con los proyectos del Foro de São Paulo, y que ambos coinciden en el mismo objetivo de esclavizar a Colombia. La información contenida en los computadores de Raúl Reyes es comprometedora para aclarar el alcance del Foro de São Paulo y la labor de equipo de sus integrantes. Por ejemplo, mientras los lenguaraces presidentes de Ecuador y Venezuela, tenían a uno de sus ministros del despacho en tratos permanentes con las FARC, Lula tenía a cinco de ellos y a su Secretario General, incluido Marco Aurelio García quien actúa como el anfitrión de Piedad Córdoba en este periplo. Y qué coincidencia: En los computadores de Reyes, aparece escrito muchas veces el nombre del comunista Marco Aurelio García como el enlace ideal, como el estafeta de las FARC con Lula, como el eslabón de la cadena de argucias contra Colombia, tejidas por el ala radical del PT y los comunistas brasileños. Las FARC y su coro de proselitistas, montaron otro episodio del sainete, con el cuál pretendían poner al gobierno Uribe contra las cuerdas durante la reciente Cumbre de las Américas, pero la rutilante estrella mediática del presidente Barack Obama, opacó el pretendido espectáculo. No obstante la diplomacia paralela de las FARC, continúa con el desarrollo del plan estratégico y ninguna de estas realidades debe causar extrañeza. El frente internacional de las FARC cuenta con el apoyo de varios gobiernos hemisféricos proclives al terrorismo. Hay en ciernes un complot contra Colombia, del cual los gestores del Foro de São Paulo no se han arrepentido. En el caso de Venezuela y su actual gobierno, existen pruebas contundentes de su vinculación con las FARC, cuyo brazo político también es llamado Movimiento Bolivariano. Todo parece indicar que ello fue una de las razones por las cuales el alto mando militar le quitara su apoyo a Chávez y se presentara la pérdida temporal del poder en abril de 2002. Medios de comunicación venezolanos han mostrado pruebas de visitas efectuadas por delegados de Chávez a la cúpula de la guerrilla. Un confeso guerrillero de las FARC 116 117 apareció dentro del grupo de escoltas más cercano a Chávez en una visita oficial a Colombia. Al decir de un general retirado de Venezuela, el país se había convertido en un “aliviadero” para las FARC. En el caso concreto del Capitán Rodríguez Chacín, hombre de confianza de Hugo Chávez, desde junio de 1999 ha ingresado a Colombia en siete ocasiones. Solo en dos de esas ocasiones el gobierno colombiano considera que obtuvo autorización para ingresar, las otras han sido entradas clandestinas. Investigadores colombianos precisaron que Rodríguez Chacín se había convertido en el enlace personal entre Hugo Chávez y el cabecilla principal de las FARC, Manuel Marulanda, alias “Tirofijo“, y en un intermediario en la negociación de se cuestros cometidos en la frontera entre Colombia y Venezuela. En febrero de 2000 se llevó a cabo un encuentro entre Rodríguez, “Tirofijo” y Jorge Briceño Suárez, alias “Mono Jojoy“, en el Caguán. Un mes más tarde, el director saliente de la DISIP, teniente coronel Jesús Urdaneta, quien renunció a su cargo por diferencias con Rodríguez, reveló que Chávez le ordenó entregar por intermedio de Rodríguez $300.000 dólares a las FARC. 7 No solo con las FARC ha tenido buenas relaciones Chávez, también con el Ejército de Liberación Nacional-LN, el cual utilizó a Caracas como sede de su oficina para el manejo directo de los asuntos de Pablo Beltrán, segundo cabecilla del ELN. Este guerrillero contó con protección de la DISIP y fue tratado prácticamente como diplomático. Igualmente el otro cabecilla del ELN, Antonio García, pasa la mayor parte del tiempo en Venezuela y tiene acceso directo al círculo más cercano a Chávez. Las investigaciones indicaron que Chávez y los cabecillas del ELN se reunieron en un hotel cercano al Palacio de Miraflores, en donde el ELN contaba con una discreta oficina. Esa relación no es reciente. Desde 1997, antes de que Chávez asumiera la presidencia, se registró un viaje a la serranía de los motilones cerca de la frontera con Venezuela, en donde el ELN tenía su campamento central. Allí, se reunió con Nicolás Rodríguez, alias Gabino, máximo líder de ese grupo terrorista. En un vídeo entregado a tres periodistas venezolanas por militares opositores a Chávez, se mostró la movilización por territorio colombiano de un grupo de militares venezolanos, armados de fusiles y en uniforme de combate. En el vídeo se aprecia la reunión de los militares venezolanos con el comandante del frente 33 de las FARC, Rubén Zamora, quien se refiere a la relación entre las FARC y Venezuela como “una relación de hermandad, solidaridad, de mutua cooperación en aspectos que permitan contribuir a aclimatar la reconciliación y la paz, que pueda haber tranquilidad en los ciudadanos venezolanos”. Zamora critica a la Guardia Nacional venezolana por su escasa colaboración, y afirma: “No ocurre lo mismo con el Ejército Venezolano con quien tenemos buenas relaciones”. Las acciones del gobernante venezolano de expandir la semilla socialista de su corte y estilo, es abierta y manifiesta en América Latina, en marzo de 2006, el Partido de Acción Nacional acusó a Chávez de apoyar la campaña del candidato me- 118 119 xicano Andrés Manuel López Obrador. En Mayo del mismo año, el presidente de Guatemala, Oscar Berger, denunció igual interferencia en Centroamérica, mientras que el mandatario nicaragüense Enrique Bolaños lo acusó de apoyar a los sandinistas. Ese mismo mes, el ex presidente bolivariano Jorge Quiroga acusó a Chávez ante la OEA por intervenir en los asuntos internos de su país; simultáneamente, las cámaras de la producción de Ecuador rechazaron la injerencia de Chávez en esa nación. En Julio de 2007, el primer ministro de Perú, Jorge del Castillo, denuncio la injerencia de los seguidores de Hugo Chávez en la región de Puno, con el fin de desestabilizar a su país. 8 Las marchas de indígenas contra el gobierno en Colombia han estado siempre salpicadas de los dólares provenientes del gobernante venezolano y el Polo Democrático indudablemente se beneficia no solo ideológicamente sino también en apoyo económico con mayor razón. Daños que la conspiración política le ha hecho a Colombia La conspiración política, guerra política, en donde juega un papel preponderante la guerra jurídica, la desinformación y la manipulación del tema de los derechos humanos, le ha causado al Estado colombiano entre otros los siguientes daños: • En dignidad e imagen: Distorsiones sobre la realidad de los derechos humanos, el país es cuestionado con frecuencia internacionalmente con la ayuda de ONGs colombianas. Colombia es vista como una nación donde no se aplica la democracia, donde existe terrorismo de Estado, donde la Fuerza Pública está al servicio de una clase dirigente insensata y las clases más necesitadas no tienen posibilidades políticas, ni de desarrollo, todo por efecto de la desinformación. • En lo político: El país está polarizado, lo cual produce crímenes selectivos de militantes de izquierda, miembros de organismos de derechos humanos, militares retirados y empresarios. Las medidas expedidas en defensa de la institucionalidad democrática, son controvertidas o derogadas. El Estado en sí, ha quedado impotente para reaccionar oportunamente a la amenaza subversiva y grupos de justicia privada. La guerra política incentiva el accionar de la guerrilla, en tanto desmotiva la legítima defensa a los ciudadanos. • En lo político-militar internacional: Aunque hubo actitudes y amenazas bélicas después de la “Operación Fénix” en la frontera con Ecuador, y el envío de tropas a la frontera con Colombia, por parte de Venezuela, estas amenazas no se van a concretar, seguramente porque los países de FSP no están interesados en desatar una guerra entre países latinoamericanos, más bien, con estas actitudes amenazantes lo que buscan es brindarles a las FARC un respaldo político y militar, y generar un ambiente en donde los inversionistas no consideren a Colombia entre sus potenciales mercados, con impacto necesariamente en la desaceleración económica. • En lo diplomático: El servicio exterior ha sido manipulado por la subversión política a favor de sus programas. Colombia recibe presiones de organismos internacionales para que 120 121 adopte medidas de imposición o derogación, en asuntos que son expresión de su soberanía y independencia. El país está en la mira de intervenciones extranjeras en varios aspectos que sólo le incumben a su propia autonomía. • En lo jurídico: Hay infiltración en organismos de justicia y control, tales como la Fiscalía General de la Nación, la Procuraduría y la Defensoría del Pueblo. Las presiones políticas sobre la administración de justicia tienen responsabilidad en el alto índice de impunidad que agobia al país. • En lo económico: Colombia llegó a estar clasificada entre los cuatro países de más alto riesgo para inversiones internacionales. Hay presión permanente para evitar los desembolsos con destino al Plan Colombia en su componente militar y contra el narcotráfico. • En lo comercial: Por distorsión del tema de derechos humanos, Colombia es amenazada frecuentemente con sanciones comerciales por la Unión Europea y los Estados Unidos. • En lo social: La infiltración en algunos sindicatos ha desvirtuado las reivindicaciones laborales y ha tergiversado el sentido sindical. Aunque ha sido contrarrestada, aún es notoria la infiltración en el medio universitario. • En lo cultural: Hay infiltración en expresiones culturales como el teatro, para emplearlo como medio de difusión de ideologías ajenas al espíritu democrático del país. Las amenazas contra la economía surgen como parte de una estrategia, del FSP a través de sus miembros, de desestabilizar a Colombia en el ámbito político y diplomático, como ocurrió en enero de 2005 con motivo de la captura en territorio venezolano del “canciller” de las FARC, Rodrigo Granda, Chávez ordenó el cierre de la frontera con Colombia, ocasionando pérdidas millonarias a los comerciantes de ambas naciones. Para superar la crisis Álvaro Uribe se vio obligado a reunirse con el mandatario venezolano, a pesar que Chávez había permitido que el guerrillero estuviera en su país. En otro acontecimiento Venezuela y Ecuador decidieron cerrar las fronteras después de que el 1 de marzo de 2008 tropas colombianas atacaron a un campamento de las FARC ubicado en territorio ecuatoriano y donde fue abatido el guerrillero Raúl Reyes. A raíz de lo anterior, se desató una crisis diplomática en el que se produjeron millonarias pérdidas económicas, tal como lo menciona la presidenta seccional de la Fenalco, Gladis Navarro, que “las pérdidas millonarias, estuvieron por el orden de los siete mil millones de pesos y afectó a todos los sectores económicos de frontera”. Adicionalmente Navarro indicó que para el sector comercial, la crisis provocó una caída de un 40 y 50 por ciento en las ventas, de acuerdo con el registro de la FENALCO. 9 Los transportadores de carga internacional reportaron la parálisis de 540 camiones pesados, que no pudieron salir desde Cúcuta con destino a las localidades fronterizas venezolanas de San Antonio o Ureña. Según el DANE el 17,4 por ciento de las exportaciones totales colombianas de 2007 tuvo como destino Venezuela y el 3,2 por ciento fue a Ecuador. Entre enero y noviembre de ese mismo año, el comercio 122 123 entre Colombia a Venezuela fue de 5.700 millones de dólares. Gran parte de esas exportaciones son de Colombia hacia Venezuela, 4.400 millones de dólares, frente a importaciones de 1.200 millones de dólares en el mismo período. En el caso de Ecuador, las ventas colombianas llegaron a 1.160 millones en comparación a unas importaciones de 670 millones. Lo que demuestra que en este cierre parcial de fronteras, Colombia fue el país que más perdió y de cerrarse definitivamente la frontera, Colombia tendría que abrirse nuevos mercados donde exportar sus productos, dado que Venezuela y Ecuador son su segundo y tercer socio comercial respectivamente, después de Estados Unidos. Esto demuestra que Hugo Chávez y Rafael Correa, actúan coordinadamente, como miembros del FSP, para crear un clima desestabilizador en todos los ámbitos, para finalmente crear un ambiente en Colombia donde se pueda alcanzar el proyecto político. Como gran corolario, habría que entender y concluir que Colombia desde hace más de cinco décadas está en la mira del comunismo internacional. Que la caída del muro de Berlín, la desaparición fragmentada de la Unión Soviética y la pérdida de justificación para la lucha armada en el mundo, no fueron para Colombia nada más que un motivo para inventar nuevas formas de perpetuación de un movimiento armado desgastado, sin norte, sin metas políticas creíbles, criminalizado, corroído por el narcotráfico y que en últimas ha recibido el espaldarazo internacional del Foro de São Paulo, que emergió de las profundidades oscuras de mesiánicas visiones como inmenso salvavidas para darle un nuevo aire a esta letal organización. Que los dos movimientos armados ilegales de Colombia, como tales, están a la expectativa de nuevos horizontes, al amparo de una comunidad internacional cada vez más afecta a la causa que se les estaba dificultando por el empeño de una resistencia tenaz de las organizaciones de la fuerza pública colombiana (Fuerzas Militares y Policía Nacional) durante varias décadas y la casi total destrucción en los últimos seis años. Que la izquierdización de varios gobiernos vecinos o cercanos en centro y sur América pueden ser la salida triunfal a la “revolución en armas”, perdidas como estaban las esperanzas por alcanzar el poder por la vía armada. El otro elemento colombiano vinculado al Foro de São Paulo, el Polo Democrático Alternativo, se ha constituido en una fuerza política importante en los últimos años y cuenta en sus filas con elementos procedentes de varios movimientos guerrilleros o facciones políticas proclives a los mismos. Desde su creación, ha estado en permanente contacto con Hugo Chávez Frías y con Lula Da Silva y es la organización política nacional que más se favorecería con un cambio de régimen en Colombia, al pasar el poder de uno de los partidos tradicionales, liberal o conservador, a uno marcadamente de izquierda, con lo cual se cerraría el cordón de es socialismo moderno y suramericano que Chávez impulsa en los países del área. El Foro de São Paulo es una amenaza para la estabilidad democrática en Colombia debido a que gran parte de los miembros del FSP han protagonizado golpes de Estado en sus respec- 124 125 tivos países, y lo más preocupante es que han sido apo-yados por gobiernos como el de Hugo Chávez. Como son los casos de Ollanta Humala el 29 de octubre del 2000, quien li-deró un golpe de estado contra el entonces presidente Alberto Fujimori, y el 1 de enero de 2005 Humala apoyó abiertamente el cuartelazo de su hermano contra el presidente Toledo. Pero como no pudo alcanzar el poder por estos medios, decidió utilizar los medios democráticos lanzando su candidatura a la presidencia del Perú. Otro claro ejemplo es el de Evo Morales, quien antes de llegar al poder organizó cierres de carreteras y manifestaciones callejeras para derrocar a dos presidentes: Gonzalo Sánchez de Lozada en octubre 2003 y Carlos Mesa en junio de 2005 11. Pero finalmente opto por la estrategia democrática participando en las elecciones presidenciales de 2005. El Polo Democrático no sería una excepción, con el ingrediente adicional de jugar dos cartas paralelas, el sistema electoral y la lucha armada de las FARC y el ELN.
En principio trataron las FARC de responsabilizar al Ejército de intentar un rescate militar, pero posteriormente les tocó obligadamente por las circunstancias, contar la terrible verdad de asesinar a sangra fría once diputados inermes que tenían como rehenes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s